domingo, 9 de julio de 2017

Independencia de Cataluña versus corrupción y fraude

eldiario.es Extremadura
“Sabemos que el miedo a la democracia masiva siempre estuvo en una de las orillas del largo río español. Y que el miedo a cambios políticos reales fue inoculado con éxito al pueblo español durante más de 40 años. Ahora lo alientan para solapar el segundo problema principal de los españoles: la corrupción y el fraude”.

En los cuatro últimos barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) vemos que a la pregunta “¿Cuál es, a su juicio, el principal problema que existe actualmente en España? ¿Y el segundo? ¿Y el tercero?”, las respuestas vienen certificando que el paro sigue en el puesto número 1, y siempre en torno a 70 sobre 100; la corrupción y el fraude en puesto número 2, y de 40/100 ha pasado en mayo al 54/100; los problemas de índole económica en lugar número 3, y de media el 22/100; los/as políticos/as en general, los partidos y la política en cuarto lugar, y del 23/100 ha bajado a 18/100; le siguen sanidad, los problemas de índoles social y educación, que obtienen sobre 10/100.

A partir de ahí las demás cuestiones, 37, objeto del barómetro alcanzan puntuaciones bajas en cuanto a preocupación principal de los españoles. Pero llama la atención las respuestas recibidas a la pregunta sobre “Independencia de Cataluña”. En febrero ocupaba al lugar 17 entre dichas preocupaciones, y puntuación de 1,7 sobre 100; en marzo el puesto 21, y 0,9/100; en abril el 22, y 1,5/100; en mayo el 22, y 0,9/100.

Decimos que llama la atención tal lugar teniendo en cuenta los esfuerzos que hacen tantos para que el independentismo sea problema principal para los españoles. A pesar de las horas que le dedican para que este asunto esté, al menos, entre los diez problemas que más preocupan a los españoles, las respuestas que recogen los últimos barómetros del CIS no cesan de escupir respuestas que no deben ser las que esperaban y deseaban.

Las sucesivas portadas de periódicos y sus editoriales, las aperturas televisivas y tiempos dedicados, junto con los blogs, columnas y entraditas radiofónicas diarias de los creadores de opinión no consiguen que su opinión publicada sea opinión pública. El trio de expresidentes, González, Aznar y Zapatero, intervienen en sesión conjunta sobre dicho asunto para llevarnos al mismo puerto. Actores izquierdistas, entre la disyuntiva: votación/referéndum, votación/movilización, deciden esta última. Mientras tanto, de la reunión Pedro Sánchez y Mariano Rajoy nos cuentan que no dedicaron tiempo a la economía, al paro, precariedad. Sí para el problema 22, según último CIS.

Votar el 1 de octubre en Cataluña, tan simple y tan complicado, a la vez. El miedo a que voten, al resultado, nos recuerda al miedo del “poder” sobre los blanqueros de Saramago en Ensayo sobre la lucidez.

Sabemos que el miedo a la democracia masiva siempre estuvo en una de las orillas del largo río español. Y que el miedo a cambios políticos reales fue inoculado con éxito al pueblo español durante más de 40 años. Ahora lo alientan para solapar el segundo problema principal de los españoles: la corrupción y el fraude.

Qué los árboles no impidan ver el bosque. Que la corrupción y fraude no pase a ser asunto de las hemerotecas. Qué el miedo cambie de bando, le canta a los parados y precarios Ismael Serrano en Llamada.

Independencia de Cataluña versus corrupción y fraude

Nosolomérida
En los cuatro últimos barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) vemos que a la pregunta “¿Cuál es, a su juicio, el principal problema que existe actualmente en España? ¿Y el segundo? ¿Y el tercero?”, las respuestas vienen certificando que el paro sigue en el puesto número 1, y siempre en torno a 70 sobre 100; la corrupción y el fraude en puesto número 2, y de 40/100 ha pasado en mayo al 54/100; los problemas de índole económica en lugar número 3, y de media el 22/100; los/as políticos/as en general, los partidos y la política en cuarto lugar, y del 23/100 ha bajado a 18/100; le siguen sanidad, los problemas de índoles social y educación, que obtienen sobre 10/100.

A partir de ahí las demás cuestiones, 37, objeto del barómetro alcanzan puntuaciones bajas en cuanto a preocupación principal de los españoles. Pero llama la atención las respuestas recibidas a la pregunta sobre “Independencia de Cataluña”. En febrero ocupaba al lugar 17 entre dichas preocupaciones, y puntuación de 1,7 sobre 100; en marzo el puesto 21, y 0,9/100; en abril el 22, y 1,5/100; en mayo el 22, y 0,9/100.

Decimos que llama la atención tal lugar teniendo en cuenta los esfuerzos que hacen tantos para que el independentismo sea problema principal para los españoles. A pesar de las horas que le dedican para que este asunto esté, al menos, entre los diez problemas que más preocupan a los españoles, las respuestas que recogen los últimos barómetros del CIS no cesan de escupir respuestas que no deben ser las que esperaban y deseaban.

Las sucesivas portadas de periódicos y sus editoriales, las aperturas televisivas y tiempos dedicados, junto con los blogs, columnas y entraditas radiofónicas diarias de los creadores de opinión no consiguen que su opinión publicada sea opinión pública. El trio de expresidentes, González, Aznar y Zapatero, intervienen en sesión conjunta sobre dicho asunto para llevarnos al mismo puerto. Actores izquierdistas, entre la disyuntiva: votación/referéndum, votación/movilización, deciden esta última. Mientras tanto, de la reunión Pedro Sánchez y Mariano Rajoy nos cuentan que no dedicaron tiempo a la economía, al paro, precariedad. Sí para el problema 22, según último CIS.

Votar el 1 de octubre en Cataluña, tan simple y tan complicado, a la vez. El miedo a que voten, al resultado, nos recuerda al miedo del “poder” sobre los blanqueros de Saramago en Ensayo sobre la lucidez.

Sabemos que el miedo a la democracia masiva siempre estuvo en una de las orillas del largo rio español. Y que el miedo a cambios políticos reales fue inoculado con éxito al pueblo español durante más de 40 años. Ahora lo alientan para solapar el segundo problema principal de los españoles: la corrupción y el fraude.

Qué los árboles no impidan ver el bosque. Que la corrupción y fraude no pase a ser asunto de las hemerotecas. Qué el miedo cambie de bando, le canta a los parados y precarios Ismael Serrano en Llamada.

miércoles, 28 de junio de 2017

Los presupuestos, hoy no hay otra cosa

Nosolomérida
Pablo Iglesias y José Luis Villacañas
 

En la segunda sesión del Pleno nº 53 de la Asamblea de Extremadura, cuyo único punto era “Debate sobre la Orientación Política General de la Junta de Extremadura”, conocido como Debate sobre el Estado de la Región, hemos escuchado palabras del portavoz del grupo parlamentario socialista, Valentín García, que venían a reproducir las del filósofo José Luis Villacañas, autor de Historia del poder político en España.

Villacañas en reciente entrevista realizada por el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, afirmaba que tenemos que evitar por todos los medios el ofrecer únicamente la agenda para que las fuerzas tradicionales la realicen a su manera en una típica revolución pasiva; que la aspiración fundamental es impedir que manipulen la agenda y la hagan ellos; que la clave es que deberíamos estar en condiciones de influir en la realización de una agenda, que hemos propuesto nosotros, y que debemos participar nosotros en su realización.

Escapar a la disyuntiva revolución pasiva, revolución activa, es hoy fundamental, y esto solamente se puede hacer, en cierto modo, estando en condiciones de transformar la ejecución de los presupuestos, son también afirmaciones que dirigió a Iglesias en la referida entrevista.

“La izquierda real viene a escribir en el Diario Oficial de Extremadura. Pueden hacer las propuestas que consideren, pero no será más razonable que podamos ponernos de acuerdo en el presupuesto, que es donde se plasma la política de verdad. Será más útil que sus propuestas, que nuestras propuestas, las llevemos al presupuesto. Colaboremos en aprobar presupuestos que resuelvan los problemas de los ciudadanos. Seamos pragmáticos”, son palabras que dirigió el socialista García al portavoz del grupo parlamentario de Podemos, Álvaro Jaén, en la sesión plenaria de este miércoles, 28 de junio.

“Ustedes no han venido a inventar el camino socialista. Pueden optar por dos caminos: sumarse para defender a la mayoría social o sentarse para ver como otros hacemos socialismo”. Afirmaciones en tono serio de García que fueron recibidas con risas de Jaén y afines.

“No hay otra cosa”, fueron las últimas palabras de Villacañas para defender su posición política: estar en condiciones de transformar la ejecución de los presupuestos. Afirmación que hizo con una dulce y amable sonrisa, y que fue obsequiada con la misma de Iglesias.

domingo, 28 de mayo de 2017

Los Setenta y Cinco Mil de Pedro

Pedro Sánchez en campaña primarias, mayo 2017
eldiario.es Extremadura
"Del quehacer del elegido por Los Setenta y Cinco Mil, y del equipo que conforme en el Congreso del próximo junio, dependerá que la pasokización del PSOE pase a mejor vida y que la cooperación entre PSOE/UP sea realidad". 

A pesar de las diferencias, intangibles diferencias, alguna que otra coincidencia encontraremos con aquella otra cantidad. Nos referimos a la de Los Cien Mil, Los Cien Mil Hijos de San Luis.

Tal cuantía de soldados fueron empleados por Francia para intervenir bélicamente en los asuntos de España. Al final consiguieron sus objetivos: terminar con el Trienio Liberal de 1820 a 1823 (el poder establecido) y reponer el absolutismo con Fernando VII.

Los Setenta y Cinco Mil de Pedro mediante la fuerza democrática de su voto han repuesto a Sánchez y pretenden terminar con el modus operandi del partido.
El devenir de la intervención de Los Cien Mil la conocemos, forma parte de nuestro pasado. Las consecuencias de Los Setenta y Cinco Mil de Pedro es nuestro presente y la iremos viendo y viviendo poco a poco.

De entrada, certificamos cambios derivados de su victoria, de haberle ganado al “aparato” y a los poderes mediáticos y económicos. Son gentes inteligentes, lo sabemos. Unos se van resituando por aquello de mantener su taifa; otros abandonan porque su tiempo político no da para más. Pero los poderes mediáticos y económicos persistirán en su empeño, no cejarán hasta lograr poner las cosas en “su sitio”. Son sus negocios, diría de ellos un castizo.

Sabemos que Los Setenta y Cinco Mil de Pedro han votado bajo un eslogan: "Aquí está el PSOE. Aquí está la izquierda". Pues bien, las setenta y cinco mil papeletas ganadoras se presentan ante el escenario político para, además, demostrar su validez: actuar de cortafuego, cerrar la hemorragia de votos socialistas a Unidos Podemos (UP).

Del quehacer del elegido por Los Setenta y Cinco Mil, y del equipo que conforme en el Congreso del próximo junio, dependerá que la pasokización del PSOE pase a mejor vida y que la cooperación entre PSOE/UP sea realidad.

De la casa común a la causa común de la izquierda. La historia nos dirá si fue la resultante política de Los Setenta y Cinco Mil de Pedro. Lo cierto es que al día de hoy es condición necesaria para deponer democráticamente al poder establecido.

sábado, 27 de mayo de 2017

Los Setenta y Cinco Mil de Pedro

Nosolomérida
Pedro Sánchez gana las primarias, 21 mayo 2017
 pesar de las diferencias, intangibles diferencias, alguna que otra coincidencia encontraremos con aquella otra cantidad. Nos referimos a la de Los Cien Mil, Los Cien Mil Hijos de San Luis.

Tal cuantía de soldados fueron empleados por Francia para intervenir bélicamente en los asuntos de España. Al final consiguieron sus objetivos: terminar con el Trienio Liberal de 1820 a 1823 (el poder establecido) y reponer el absolutismo con Fernando VII.

Los Setenta y Cinco Mil de Pedro mediante la fuerza democrática de su voto han repuesto a Sánchez y pretenden terminar con el modus operandi del partido.

El devenir de la intervención de Los Cien Mil la conocemos, forma parte de nuestro pasado. Las consecuencias de Los Setenta y Cinco Mil de Pedro es nuestro presente y la iremos viendo y viviendo poco a poco.

De entrada, certificamos cambios derivados de su victoria, de haberle ganado al “aparato” y a los poderes mediáticos y económicos. Son gentes inteligentes, lo sabemos. Unos se van resituando por aquello de mantener su taifa; otros abandonan porque su tiempo político no da para más. Pero los poderes mediáticos y económicos persistirán en su empeño, no cejarán hasta lograr poner las cosas en “su sitio”. Son sus negocios, diría de ellos un castizo.

Sabemos que Los Setenta y Cinco Mil de Pedro han votado bajo un eslogan: "Aquí está el PSOE. Aquí está la izquierda". Pues bien, las setenta y cinco mil papeletas ganadoras se presentan ante el escenario político para, además, demostrar su validez: actuar de cortafuego, cerrar la hemorragia de votos socialistas a Unidos Podemos (UP).

Del quehacer del elegido por Los Setenta y Cinco Mil, y del equipo que conformen en el Congreso del próximo junio, dependerá que la pasokización del PSOE pase a mejor vida y que la cooperación entre PSOE/UP sea realidad.

De la casa común a la causa común de la izquierda. La historia nos dirá si fue la resultante política de Los Setenta y Cinco Mil de Pedro. Lo cierto es que al día de hoy es condición necesaria para deponer democráticamente al poder establecido.