jueves, 30 de agosto de 2018

Lazos amarillos

Nosolomérida.es
Papa Francisco con lazo amarillo
Son tantas las acepciones que de “lazo” recoge la Real Academia de la Lengua (RAE) que no extraña que tantos articulen discurso a la medida que les interesa sobre dicho término. De la “atadura o nudo de cintas o cosa semejante que sirve de adorno” y “cordel con que se asegura la carga”, a “ardid o artificio engañoso” y “unión, vínculo, obligación”.

“Hay lazos y lazos”, que diría un castizo. No hablamos del lazo común que adorna, por ejemplo, las antenas de los coches de los novios que van a casarse. No, hablamos de los lazos solidarios, esos que se usan para mostrar apoyo a causas sociales de diversa índole. Los hay de distintos colores y se muestran en balcones, edificios públicos, solapa, pecho de una camisa o camiseta, etcétera. Ejemplos: el lazo morado, representa apoyo a la igualdad de derechos a nivel social y laboral de la mujer; el lazo rojo, la lucha contra el sida y contra la droga; el negro, luto, duelo, contra el terrorismo; el blanco, movimiento global de hombres y jóvenes comprometidos en luchar contra la violencia machista; el verde, de reclamación de acciones contra el cambio climático, de apoyo a los presos de ETA (y recientemente en Badajoz contra la invasión del camalote); el amarillo, lucha contra la endometriosis, suicidio, pena de muerte, de apoyo a los soldados llamados a una guerra, símbolo de acceso y respaldo a las víctimas de una catástrofe o injusticia por motivos políticos (y desde octubre de 2014 es utilizado para reivindicar el derecho de autodeterminación y la libertad de los presos políticos de Cataluña).


El lazo amarillo que es utilizado por ciudadanos de Cataluña debe ser respetado en el marco de la libertad de expresión. Otra cosa es que sea utilizado para forzar la mirada de quienes no comparten dicho símbolo. Tampoco es aceptable que sean retirados con violencia con la intención anular la opinión ajena.


Un viejo proverbio oriental dice que cuando el sabio señala la luna, el necio mira el dedo. Mientras lazos amarillos se ponen y quitan, dos comunidades se van radicalizando. Quienes arman este lazo amarillo saben lo difícil que es roerlo.

sábado, 17 de febrero de 2018

Adecex , independencia y libertad vs servidumbre de exclusión

Nosolomérida.es
Adecex ante las puertas de la Asamblea de Extremadura, 23-02-2011

El pasado 1 de febrero este medio publicaba la noticia: “La asociación de docentes de la enseñanza concertada de Extremadura (Adecex) demanda acción unitaria a los sectores de la concertada para combatir la deshomologación laboral”.

En el cuerpo de la noticia se refería que la Junta de Andalucía iba a terminar de pagar a los docentes de la concertada la suspendida extra de diciembre de 2016, y que el complemento autonómico mensual era de 475 €/mes para que la homologación de un docente de concertada sea al 100% con respecto a un funcionario público que no percibe el complemento específico por formación permanente (sexenios). También, del Gobierno de las Islas Baleares, recogía la reducción de jornada lectiva semanal para el profesorado concertado a partir del próximo curso, acuerdo de jubilación parcial para nacidos en 1958 y 1959 y complemento autonómico de 641,53 €/mes para que homologación salarial sea del 100% con respecto a un funcionario docente balear que perciba el periodo 1º de sexenios.

Como quiera que las reuniones mantenidas con los distintos grupos parlamentarios para que los Presupuestos Generales de Extremadura para 2018 recogieran cuantías para paliar la deshomologación actual no dio fruto, Adecex pedía la intervención unitaria de todos los agentes de la concertada extremeña.

Pues bien, no ha habido reunión con la participación de todos. Pero es de justicia reconocer que el sindicato FSIE lo propuso e intentó, vía petición expresa de 17 de enero y recordatorio posterior ante la falta de respuesta de USO, UGT y CC.OO. (Las patronales Escuelas Católicas, UCETAEX y CECE, junto con CONCAPA y Adecex habían contestado afirmativamente).

Mientras tanto, el sindicato USO solicitaba la convocatoria de la Mesa Sectorial de la Concertada “para que los representantes legítimos del sector podamos debatir frente a la Administración los problemas que nos afectan, fundamentalmente el mantenimiento de las unidades concertadas y la homologación laboral y salarial del PAS y del personal docente”. Y añadían: “Tan pronto como conozcamos la fecha de dicha reunión, nos pondremos de acuerdo con patronales, sindicatos y CONCAPA para reunirnos previamente y establecer una estrategia común”. (Recordamos que la asociación CONCAPA no está en la citada Mesa).

También entre tanto, USO se reunía con la Consejería de Educación; valoraba “positivamente el encuentro”; destacaba el “clima de cordialidad y sintonía”, y recordaban que su sindicato lleva “más de 40 años siendo la primera fuerza sindical de la Concertada en Extremadura”.

La Consejería de Educación estará encantada. Da fecha para la reunión de la Mesa, unidades a concertar como asunto principal y que los Presupuestos Generales de Extremadura para 2019 sean los que determinen el complemento autonómico. En una palabra, largas.

Al día siguiente de la reunión de USO con la Consejería Educación se mantuvo la organizada de patronales, sindicatos y CONCAPA para establecer la estrategia común de la que hablaban. En Cáceres y convocada por la patronal Escuelas Católicas. Pero Adecex no recibió convocatoria alguna. No sabemos si por el mismo predicamento sobre “representantes legítimos”.

De la reunión prevista por el sindicato FSIE, de todos y entre todos, nada. Acertamos si decimos que ni está ni se la espera.

Adecex poco después de ser reconocida como asociación legal publicó estudio de la situación de homologación salarial en 2007 de los docentes de la concertada del conjunto del Estado. Pues bien, Extremadura estaba a la cola con un 84% de homologación con respecto a un funcionario público sin sexenios (una comunidad autónoma estaba al 100% de homologación).

Diez años después hemos publicado estudio similar. Estamos en la misma posición de homologación, los últimos con un 89%. Todas las demás CC.AA. superan el 90% (ocho alcanzan el100% y cuatro más están al 99, 98 y 97%).

“Homologación de las condiciones laborales de los docentes de la concertada de Extremadura con respecto a sus homólogos de la pública extremeña”, es nuestro principal objetivo le dijimos a los representantes de la patronal de Escuelas Católicas el 21 de mayo de 2007 en el marco de la reunión que mantuvimos.

Lo mismo venimos diciendo al resto de agentes de la concertada, partidos políticos y Gobiernos. Es inaceptable aparcar a segunda fila dicho objetivo. Más aún, dada la situación de deshomologación con respecto a nuestros homólogos de la concertada del resto de CC.AA. y la nula voluntad de la Junta de Extremadura por corregirla. No caben excusas. 

Pueden seguir siendo los primeros otros 40 años. A Adecex le da igual quienes ganan o pierden en la competencia sindical Pero no que pierdan los trabajadores, que es lo que está pasando. Y pasó en 2010 porque ningún sindicato de la concertada de Extremadura comunicó y puso a disposición del Instituto Nacional de la Seguridad Social o de la Tesorería General, antes del 9 de agosto de 2010, los acuerdos colectivos de empresa en los que se asuman compromisos en materia de jubilación parcial. De haberlo hecho, hasta el 31 de diciembre de 2012 podrían haberse acogido a la modalidad de jubilación parcial del 85% de la jornada los trabajadores a las siguientes edades: a) 60 años si el trabajador relevista es contratado a jornada completa mediante un contrato de duración indefinida; b) 60 años y 6 meses si el trabajador relevista es contratado en otras condiciones". Ningún centro concertado de la región estaba en el listado que publicó la relación de acuerdos colectivos de empresa que contienen compromisos en materia de jubilación parcial (BOE de 2 de diciembre de 2010).

Los que eran primeros, segundos, terceros y cuartos por número de delegados tenían que haberlo comunicado a la Seguridad Social, era su responsabilidad. Y más aún, si cabe, de los que continuamente reiteran que son el sindicato mayoritario de la concertada extremeña. Como no lo hicieron: jubilación a los 61 años y con una reducción del 75% de la jornada para los profesionales que antes de 31 de diciembre de 2012 podrían haberse acogido a la disposición transitoria segunda  del Real Decreto-ley que lo regulaba (BOE de 24 de mayo de 2010).

Adecex no renunciará a su objetivo principal, sea del color que sea el Gobierno de turno, porque es lo urgente e importante. Ni silenciará olvidos imperdonables de quienes representan al sector. Si nuestra independencia y libertad tiene de servidumbre el peaje recibido, pues eso, más vale solos…, o poquitos pero bien avenidos. Eso sí, lo que nos excluyen dan una patada a Adecex en el trasero de los docentes de la concertada extremeña.

Presidente de Adecex

lunes, 8 de enero de 2018

Podemos Extremadura ante los docentes de la enseñanza concertada

eldiario.es Extremadura
A modo de resumen: está bien que nos inviten a participar, debatir y elaborar textos, normas, en pro de la calidad de la enseñanza, pero con nosotros no hagan bueno aquello de “…, pero pan poquito”. 
Firmantes"Manifiesto de paralización Lomce", 25 junio 2015
En los dos años y medio transcurridos desde que Podemos inició su relación con la asociación de docentes de la enseñanza concertada de Extremadura (Adecex) hemos constatado actuaciones políticas que bien podrían definirse con aquel refrán que dice “mucho te quiero perrito, pero pan poquito”.

En calidad de lo que somos y representamos, Podemos nos invitó a participar en el debate y elaboración de un Manifiesto para anular la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce). Sabían que Adecex se opuso a dicha Ley. En concreto, que el 19 de noviembre de 2012 entregó en mano a la entonces Consejera de Educación, Trinidad Nogales, sus razones de rechazo a dicha Ley. Firmamos el Manifiesto junto con colectivos, plataformas, sindicatos y representantes de padres y madres, y los medios lo difundieron ampliamente el 30 de junio de 2015. Aquel manifiesto fue origen de la Propuesta de Impulso de Podemos presentada en la Asamblea de Extremadura contra dicha Ley.

Podemos adoptó idéntica actitud en mayo de 2016 a la hora de solicitar nuestra presencia en la “Mesa por la Educación en Extremadura”. Allí estuvimos participando, debatiendo y elaborando hasta el final de la existencia de la citada Mesa.

Otra solicitud de colaboración de Podemos nos llegó el 17 de enero de 2017. “Nos ponemos en contacto con vosotras dado que formáis parte de una preciosa familia llamada Comunidad Educativa para, como hemos hecho siempre desde Podemos, trabajar conjuntamente por y para la educación”, nos decían en circular para tal fin. Se acababa de crear una subcomisión en el Congreso de los Diputados para una Nueva Ley de Educación. Podemos había elaborado un “Documento de Bases”, y nos invitaba a la reunión del 25 de enero de 2017 en el centro cultural “Alcazaba” de Mérida. “Porque vuestra voz es irremplazable en nuestra Educación, nos gustaría contar con vosotras para trasladar el consenso de vuestras propuestas en dicha subcomisión sobre estos temas”, añadían en dicha circular. Allí estuvo Adecex, y les entregamos en mano las mismas propuestas que le hicimos llegar al ministro Ángel Gabilondo cuando se elaboró el texto del Pacto Social y Político por la Educación de 22 de abril de 2010 (Dicho sea de paso, sabemos que dicho Pacto no llegó a término pero es de justicia recordar que ha sido la única propuesta de Ley que recogía en su articulado calendario de homologación salarial. Literalmente: “En el cálculo del módulo del concierto se contemplarán, en lo relativo al profesorado de los centros privados concertados, al menos las siguientes cuestiones: a) Calendario temporal para la equiparación de su remuneración con el profesorado de la pública de las respectivas etapas; b) Pago de la función directiva”.

Hasta aquí, tres escenarios políticos, tres invitaciones de Podemos y tres presencias y actuaciones de Adecex. Y mucho cariño por parte de Podemos en las invitaciones.

Dos peticiones de reunión le hemos hecho al grupo parlamentario de Podemos. La primera de fecha 9 de noviembre de 2016 no se celebró, ni nadie se dignó en decirnos el porqué. Bien parece que el cariño había desaparecido. La reunión era para hacerles llegar nuestras demandas de cara al debate de Presupuestos Generales de Extremadura (PGEX) para 2017.

La segunda petición de reunión de fecha 4 de diciembre de 2017 se celebró el pasado día 20, pero lo cierto es que nadie de Podemos nos lo comunicó y que valoraron recibirnos o no. Al final se celebró junto con otra organización, que fue quien nos lo comunicó. A la no comunicación de Podemos se sumó la ausencia de diputados en la reunión (En las tres mantenidas con PP, PSOE y Ciudadanos no ocurrió). Dos hechos que venían a demostrarnos, nuevamente, cierta falta de cariño por parte de Podemos. Allí llevamos nuestras demandas de cara al debate de PGEX para 2018. Pero antes, dada su relevancia, destacamos lo que Podemos había manifestado sobre la enseñanza concertada extremeña en la Comisión de Hacienda y Presupuestos celebrada unos días antes, el 12 de diciembre.

En esa Comisión, Podemos afirmó que las unidades concertadas con el gobierno de Fernández Vara crecieron en 2017 con respecto a 2016. Pero lo cierto es que pasaron de 1.453 a 1.449. También preguntó a la Junta si en 2018 concertará el primer ciclo de Educación Infantil, tramo 0-3 años. Lo cierto es que la posición política de la Junta es bastante clara sobre la concertación de enseñanzas no obligatorias. Está recogida en el Decreto 67/2017, de 23 de mayo, que establece las normas relativas a la suscripción, renovación, modificación y extinción de los conciertos educativos en la Extremadura para el cuatrienio comprendido por los cursos 2017/2018 a 2020/2021, excepto en el caso de Educación Primaria que el concierto se extenderá hasta el curso 2022/2023.

Allí Podemos manifestó su preocupación por “todo el dinero que subrepticiamente la Junta dedica a la escuela concertada”. Y señaló las cuantías destinadas para el Programa de Apoyo Socioeducativo “REMA” (Refuerzo, estímulo y motivación para el alumnado); así como las destinadas a libros de texto gratis, becas escolares, actividades formativas complementarias. Lo cierto es que los alumnos de la concertada que se benefician del REMA pertenecen a familias que viven principalmente en zonas desfavorecidas, tanto por razones económicas, culturales o de diversa índole. También es cierto que los escolares de la concertada que tienen becas para libros de texto son de familias depauperadas.

¿Acaso no está Podemos en línea de apoyar los PGEX para 2018 sobre la base de su mayor dotación para atender necesidades esenciales (vivienda, luz, agua, renta básica…) de las familias desfavorecidas? ¿Considera Podemos que los alumnos de dichas familias no pueden obtener becas de libros si están en la concertada? ¿Tampoco deberían beneficiarse de refuerzo, estímulo y motivación; ni de actividades formativas complementarias? Estas reflexiones, a modo de pregunta, se las trasladamos a Podemos en la reunión de 20 de diciembre.

También les recordamos que siembre defendemos: “cuanto mejor enseñanza pública, mejor para todos”; que nadie podrá demostrar que auspiciamos la más mínima confrontación entre trabajadores de la enseñanza; que rechazamos las sucesivas modificaciones presupuestarias que la Junta presidida por José Antonio Monago realizó en 2012, cuando desvestía a la enseñanza pública para vestir a las desnuda concertada -como olvidar que presupuestaron 20 millones menos, un 27% inferior al presupuesto de 2011 con Fernández Vara-;y que rechazamos públicamente cualquier intento de cercenar el derecho a matricularse en centro concertado por su religión musulmana.

Y añadimos, que con los docentes de la concertada extremeña no se cumple la máxima de “a igual trabajo, igual salario” porque las diferencias superan los 8.000 euros/año en maestros y profesores con 30 años de antigüedad; que la red concertada extremeña es muy pequeña (65 centros de enseñanzas generales, 41 en la provincia de Badajoz y 24 en la de Cáceres; y 12 centros de atención a personas con discapacidad en la provincia de Badajoz) y apenas alcanza al 20% del alumnado (Por ello, nos parece muy desafortunada la afirmación de Podemos en la citada Comisión: “Pero este presupuesto lo que nos dice es que el futuro de Extremadura está solamente en las aulas concertadas”); que los PGEX para 2018 recogen el 9,23% para la concertada de los casi 925 millones para enseñanzas no universitarias y pedimos se aumente hasta el 9,53% para abonarnos la extra 2012 y el 1% de 2016 y evitar que la deshomologación crezca, que sería un incumplimiento de lo prometido por el presidente Vara. (Pleno 17 de diciembre de 2015: “Las diferencias son básicamente no en el origen, en el origen –lo sabe– son muy parecidos, es en la evolución en el tiempo, en el pago de los sexenios y en el pago de la antigüedad. Es decir, lo que tenemos que entender es que las diferencias hay que minimizarlas, pero es verdad también que son distintos estatus: algunas son personas a las que se les ha exigido el acceso a través de una oposición tiene y otros son personas que han sido contratadas directamente por los centros. Es decir, puede haber algunas diferencias, esas diferencias no deben de ser notables”).

Recientemente, Pleno del pasado 16 de noviembre, el grupo parlamentario de Podemos se felicitaba por la aprobación de la Propuesta de Pronunciamiento que pretende salvaguardar los derechos laborales de la Policía Nacional y la Guardia Civil. Y próximamente en el Congreso, Podemos seguramente votará a favor de la homologación salarial en tres años entre dichos cuerpos con la Ertzaintza y los Mossos dÉsquadra.

A modo de resumen: está bien que nos inviten a participar, debatir y elaborar textos, normas, en pro de la calidad de la enseñanza, pero con nosotros no hagan bueno aquello de “…, pero pan poquito”. Se trata de diferenciar entre enseñanza concertada y trabajadores de la concertada. A Podemos le pedimos que hablen de nosotros, de los docentes; que apoyen la demanda de “a igual trabajo, igual salario” como sus compañeros de Baleares y Castilla la Mancha. Además, deben saber que no es cierto lo que dijo Vara en aquel Pleno de 17 diciembre de 2015 porque hay un 10% de diferencia salarial en el origen y porque hay funcionarios docentes que no han pasado por oposición hasta en la Asamblea de Extremadura.

domingo, 9 de julio de 2017

Independencia de Cataluña versus corrupción y fraude

eldiario.es Extremadura
“Sabemos que el miedo a la democracia masiva siempre estuvo en una de las orillas del largo río español. Y que el miedo a cambios políticos reales fue inoculado con éxito al pueblo español durante más de 40 años. Ahora lo alientan para solapar el segundo problema principal de los españoles: la corrupción y el fraude”.

En los cuatro últimos barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) vemos que a la pregunta “¿Cuál es, a su juicio, el principal problema que existe actualmente en España? ¿Y el segundo? ¿Y el tercero?”, las respuestas vienen certificando que el paro sigue en el puesto número 1, y siempre en torno a 70 sobre 100; la corrupción y el fraude en puesto número 2, y de 40/100 ha pasado en mayo al 54/100; los problemas de índole económica en lugar número 3, y de media el 22/100; los/as políticos/as en general, los partidos y la política en cuarto lugar, y del 23/100 ha bajado a 18/100; le siguen sanidad, los problemas de índoles social y educación, que obtienen sobre 10/100.

A partir de ahí las demás cuestiones, 37, objeto del barómetro alcanzan puntuaciones bajas en cuanto a preocupación principal de los españoles. Pero llama la atención las respuestas recibidas a la pregunta sobre “Independencia de Cataluña”. En febrero ocupaba al lugar 17 entre dichas preocupaciones, y puntuación de 1,7 sobre 100; en marzo el puesto 21, y 0,9/100; en abril el 22, y 1,5/100; en mayo el 22, y 0,9/100.

Decimos que llama la atención tal lugar teniendo en cuenta los esfuerzos que hacen tantos para que el independentismo sea problema principal para los españoles. A pesar de las horas que le dedican para que este asunto esté, al menos, entre los diez problemas que más preocupan a los españoles, las respuestas que recogen los últimos barómetros del CIS no cesan de escupir respuestas que no deben ser las que esperaban y deseaban.

Las sucesivas portadas de periódicos y sus editoriales, las aperturas televisivas y tiempos dedicados, junto con los blogs, columnas y entraditas radiofónicas diarias de los creadores de opinión no consiguen que su opinión publicada sea opinión pública. El trio de expresidentes, González, Aznar y Zapatero, intervienen en sesión conjunta sobre dicho asunto para llevarnos al mismo puerto. Actores izquierdistas, entre la disyuntiva: votación/referéndum, votación/movilización, deciden esta última. Mientras tanto, de la reunión Pedro Sánchez y Mariano Rajoy nos cuentan que no dedicaron tiempo a la economía, al paro, precariedad. Sí para el problema 22, según último CIS.

Votar el 1 de octubre en Cataluña, tan simple y tan complicado, a la vez. El miedo a que voten, al resultado, nos recuerda al miedo del “poder” sobre los blanqueros de Saramago en Ensayo sobre la lucidez.

Sabemos que el miedo a la democracia masiva siempre estuvo en una de las orillas del largo río español. Y que el miedo a cambios políticos reales fue inoculado con éxito al pueblo español durante más de 40 años. Ahora lo alientan para solapar el segundo problema principal de los españoles: la corrupción y el fraude.

Qué los árboles no impidan ver el bosque. Que la corrupción y fraude no pase a ser asunto de las hemerotecas. Qué el miedo cambie de bando, le canta a los parados y precarios Ismael Serrano en Llamada.

Independencia de Cataluña versus corrupción y fraude

Nosolomérida
En los cuatro últimos barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) vemos que a la pregunta “¿Cuál es, a su juicio, el principal problema que existe actualmente en España? ¿Y el segundo? ¿Y el tercero?”, las respuestas vienen certificando que el paro sigue en el puesto número 1, y siempre en torno a 70 sobre 100; la corrupción y el fraude en puesto número 2, y de 40/100 ha pasado en mayo al 54/100; los problemas de índole económica en lugar número 3, y de media el 22/100; los/as políticos/as en general, los partidos y la política en cuarto lugar, y del 23/100 ha bajado a 18/100; le siguen sanidad, los problemas de índoles social y educación, que obtienen sobre 10/100.

A partir de ahí las demás cuestiones, 37, objeto del barómetro alcanzan puntuaciones bajas en cuanto a preocupación principal de los españoles. Pero llama la atención las respuestas recibidas a la pregunta sobre “Independencia de Cataluña”. En febrero ocupaba al lugar 17 entre dichas preocupaciones, y puntuación de 1,7 sobre 100; en marzo el puesto 21, y 0,9/100; en abril el 22, y 1,5/100; en mayo el 22, y 0,9/100.

Decimos que llama la atención tal lugar teniendo en cuenta los esfuerzos que hacen tantos para que el independentismo sea problema principal para los españoles. A pesar de las horas que le dedican para que este asunto esté, al menos, entre los diez problemas que más preocupan a los españoles, las respuestas que recogen los últimos barómetros del CIS no cesan de escupir respuestas que no deben ser las que esperaban y deseaban.

Las sucesivas portadas de periódicos y sus editoriales, las aperturas televisivas y tiempos dedicados, junto con los blogs, columnas y entraditas radiofónicas diarias de los creadores de opinión no consiguen que su opinión publicada sea opinión pública. El trio de expresidentes, González, Aznar y Zapatero, intervienen en sesión conjunta sobre dicho asunto para llevarnos al mismo puerto. Actores izquierdistas, entre la disyuntiva: votación/referéndum, votación/movilización, deciden esta última. Mientras tanto, de la reunión Pedro Sánchez y Mariano Rajoy nos cuentan que no dedicaron tiempo a la economía, al paro, precariedad. Sí para el problema 22, según último CIS.

Votar el 1 de octubre en Cataluña, tan simple y tan complicado, a la vez. El miedo a que voten, al resultado, nos recuerda al miedo del “poder” sobre los blanqueros de Saramago en Ensayo sobre la lucidez.

Sabemos que el miedo a la democracia masiva siempre estuvo en una de las orillas del largo rio español. Y que el miedo a cambios políticos reales fue inoculado con éxito al pueblo español durante más de 40 años. Ahora lo alientan para solapar el segundo problema principal de los españoles: la corrupción y el fraude.

Qué los árboles no impidan ver el bosque. Que la corrupción y fraude no pase a ser asunto de las hemerotecas. Qué el miedo cambie de bando, le canta a los parados y precarios Ismael Serrano en Llamada.